¿Cómo cuidar los dientes con ortodoncia?

¿Quieres saber cómo cepillar tus dientes y los cuidados que necesita tu boca cuando llevas aparato?

¿Te has puesto ortodoncia? ¡Enhorabuena! ¡Ya estás más cerca de tener una bonita sonrisa!

Limpiar dientes con brackets

Al principio te vas a ver raro, y tendrás que poner un poco más de atención a tu higiene bucal, pero ya verás que es muy sencillo y que ¡vale la pena!

¿Podemos comer de todo?

Una de las preocupaciones más comunes es saber si hay algo que no podamos comer. Nuestro ortodoncista nos habrá advertido que no comamos cosas muy duras y que evitemos cortar con los dientes, como cuando muerdes una manzana o te comes un bocadillo.

En realidad no es que no podamos, pero si que nos arriesgamos a que al hacer presión sobre las piezas, se nos suelte algún bracket. Esto no tiene demasiado problema, pero tendremos que ir al dentista a que nos lo pegue y será tiempo que el tratamiento no esté siendo efectivo.

Además habrá momentos del tratamiento en que tendrás los dientes sensibles y puedes sentir molestias al comer cosas duras, por lo que tú mismo te darás cuenta que los alimentos blandos son lo que mejor te va. Sobretodo la semana que te cambian “las gomitas”.

Las primeras semanas, tu boca tendrá que acostumbrarse al roce y puede que te salgan llaguitas y tengas molestias en la parte interior de las mejillas. Pídele a tu dentista o pásate por la farmacia y compra una cajita de cera.

Aplica la cera en los brackets, en la zona donde te roza. Recuerda cambiarla cada vez que te laves los dientes.

Limpieza dental con brackets

La otra gran pregunta es cómo debemos lavarnos los dientes. Los brackets facilitan que se queden atrapados trozos de comida, por lo que hay que tener especial cuidado para prevenir problemas como la placa, caries y el mal aliento.

El cepillado

El primer cambio es que el cepillado se hace de forma diferente. En vez de arriba a abajo, tienes que hacer movimientos circulares alrededor de cada bracket.

Existen cepillos especiales de ortodoncia que tienen las cerdas del medio más cortas para adaptarse al aparato. Puedes encontrarlos a muy buen precio en supermercados como Mercadona o Carrefour.

Las encías necesitan especial cuidado, por lo que es recomendable utilizar pastas de dientes formuladas especialmente para ortodoncia. Si tienes las encías sensibles, elige una que contenga clorhexidina, que controla la placa bacteriana gracias a su acción antiséptica.

Hilo dental

El cepillado es básico pero muchas veces insuficiente. Hay veces que la comida se queda enganchada o se quedan trocitos minúsculos entre los hierros a los que el cepillo no llega.

En este caso, el hilo dental es tu mejor aliado. Al principio te llevará tiempo pero poco a poco irás cogiendo práctica y verás que tardas menos. Existe hilo dental especial que tiene un extremo semi rígido que facilita pasarlo por entre los hierros.

Oral-B Super Floss
Oral-B Super Floss

 

Yo no lo conocía y cuando me lo recomendó mi dentista mis encías mejoraron un montón. 

Ten cuidado cuando acerques el hilo dental a las encías, ya que muchas veces están sensibles por la ortodoncia y pueden sangrar fácilmente. Esto es bastante común, pero acude a tu dentista si te sangran muy a menudo.

Como pasarse el hilo dental después de cada comida es poco realista, un aparato que te ayudará a limpiar los restos que han quedado después el cepillado es el irrigador.

Irrigador o tooth pick

Irrigador dental
Braun Professional Care Oxyjet

 

El irrigador lanza agua a presión. Puedes controlar la fuerza con la que sale el agua para que no te haga daño. Utilízalo sobretodo para limpiar entre los dientes y alrededor del bracket.

Úsalo después de cepillar y verás la cantidad de cosas que había ahí dentro!! Además te dejará una sensación muy agradable a limpio.

Cepillos interdentales

Cepillo interdental brackets

Si siguen quedando restos alrededor de los brackets o estás fuera de casa y no tienes irrigador, los cepillos interdentales son muy útiles.

 

Enjuague bucal

Por último (que no menos importante) no te olvides del enjuague bucal. Asegúrate de que no lleva alcohol. Existen muchas variedades en el mercado, por lo que tendrás muchas opciones donde elegir.

Si ves que tus encías necesitan mimos extra, hay enjuagues sin alcohol también con clorhexidina.

 

Pueden parecer muchas cosas al principio, pero ya verás que poco a poco se convierte en una rutina y no te das ni cuenta. Piensa que al final de todo, merecerá la pena!

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

También te puede interesar