Hace un par de semanas me compré esta freidora sin aceite y la verdad es que estoy alucinada con los resultados

freidora-Philips-AirFryer

Yo no suelo comer fritos en casa, además de mi problema de colesterol, odio el olor a fritanga que se queda en la cocina, por eso cuando ví esta freidora pensé que era la solución. Fui a comprarla incluso antes de que llegase a las tiendas, la reservé y después de pagar los 200 euros que vale el cacharro, me la traje para casa.

Lo primero que llama la atención es la forma. Nada que ver con las otras freidoras, esta tiene como forma de huevo, con un cajoncito con asa, que es donde metes la comida. La venden en dos colores: negro y blanco.

philips_airfryer_3

Yo la compré en negro y la pusimos a prueba, por supuesto, con unas patatas fritas.

Yo no podía creer que las patatas en este cacharro fuesen a quedar crujientes, en fin, ¿cómo lo hace si no las echas en aceite? La cuestión es que las patatas congeladas, ya vienen prefritas, de manera que ya tienen algo de aceite. Estas las echas al cajoncito, sacudes un poco a los 7 minutos y en 15 minutos tienes unas patatas fritas perfectas, crujientes por fuera y tiernas por dentro! Mirad que pinta!

philips_airfryer_patatas-fr

Si no son congeladas y las patatas las cortas tú, tienes que espolvorear un poco de aceite por encima y ya está.

La primera prueba estaba superada, así que la pusimos a prueba con unos muslitos de pollo (previamente descongelados en el micro). Los muslitos tienen su aquel, porque son gorditos y a veces corres el riesgo de que queden crudos por dentro. Para meterlas en la Air Fryer, las restregamos con un aliño de aceite con un poco de ajo y pimienta. Después de 20 minutos, los muslitos tenían leve color dorado, pero por dentro estaban perfectamente cocinados. Alucinante.

También hemos hecho croquetas y baritas de merluza, y el resultado ha sido el mismo. El rebozado estaba crujiente y por dentro estaban bien cocinados. Desde luego este cacharro ha sido una buena compra!

philips_airfryer_2

 

El trasto pesa unos 7 kilos, y el cajoncito donde se mete la comida no es muy grande, tiene una capacidad de 800 gramos, yo diría que los justo para dos raciones. Viene con un separador, de forma que puedes poner unas patatas en un lado y las alitas en otro y cocinarlo todo junto. Pero ya os digo que no cabe mucho. Además hay que tener en cuenta que los alimentos tienen que tener espacio ya que esta freidora es en realidad más parecida a un horno, (de hecho dice que se pueden hacer incluso magdalenas) utiliza aire caliente a gran velocidad para cocinar los alimentos, de manera que para que se cocinen bien por todos lados, no deben estar apretujados. Esos nuggets que veis en la foto, ya os digo yo que los han echado después, porque es imposible que quepan.

Lo que llama la atención es que casi no hace nada de ruido, sólo un zumbido, y no huele, excepto por el olor normal de la comida cocinandose, pero ni rastro de olor a fritanga.

philips_airfryer_1

Limpiar una freidora normal es un infierno, con todo el problema del aceite y siempre se queda grasienta. En la Airfryer se limpia la bandeja de rejilla, igual que las freidoras normales y el cajoncito, con la diferencia de que puedes meterlo todo en el lavavajillas.

Yo prefiero lavarla a mano en un momento, y queda perfecta, la rejilla es un pelín más engorroso como ya sabeis, pero el cajoncito es muy fácil de limpiar ya que no lleva rinconcitos ni sitios difíciles de limpiar.

  • Ventajas: Es una alternativa sana a la freidora, y a la vez es un hornito que aunque pequeño es genial para 2 personas, 3 como mucho.
  • Inconvenientes: El precio. Seguramente bajará con el tiempo, pero 200 euros es mucho.

En resumen, os la recomiendo si quereis daros el gustazo de unas patatas fritas o unas alitas de pollo, yo desde luego, estoy muy contenta con ella.

Eso sí, entre este trasto y la Thermomix, me van a echar de la cocina! Smile