Now Reading
¿Labios agrietados? Deshazte de ellos de una vez por todas

¿Labios agrietados? Deshazte de ellos de una vez por todas

Labios agrietados

Te contamos cómo conseguir unos labios suaves y felices con sólo un par de gestos

Son de lo más molesto: pican, escuecen, rascan y a veces incluso sangran cuando sonríes. Los labios agrietados pueden deberse a varios factores. Puede que se deban al frío, el sol o a esa mala costumbre de mordértelos. Es normal que se nos sequen los labios cuando nos resfriamos (igual que se nos despelleja la nariz de tanto kleenex) o quizá estés tomando alguna medicación que tiene este efecto secundario.

El caso es que no tenemos por qué resignarnos y hay cosas que podemos hacer para combatirlos. Sobretodo cuando el problema es que no les estamos dedicando la suficiente atención.

Sigue estos consejos y verás como pronto consigues unos labios suaves y sanos.

Cómo conseguir unos labios suaves

1. Exfoliar con un producto específico

Lo primero que tenemos que hacer es eliminar las pielecillas muertas con un exfoliante labial. No sirve cualquier producto ya que la piel de los labios es muy sensible y necesitamos un exfoliante suave que esté especialmente formulado para esta zona.

Con los labios secos, utiliza tus dedos para masajear el exfoliante sobre los labios con movimientos circulares. Aunque te sientas tentado de arrancarte las pielecitas, no lo hagas, ya que puedes provocar heridas.

Masajea unos 30 segundos y después retira con un paño húmedo.

2. Hidratar y proteger

Una vez hayamos eliminado las pielecillas y retirado el exfoliante, es hora de hidratar y proteger. Aplica una capa generosa de bálsamo labial que esté formulado con ingredientes nutritivos para tus labios: manteca de karité, aceite de ricino, vitamina E…

Intenta no beber ni comer nada durante unas horas para que no se vaya el producto.

PUBLICIDAD

3. Repetir mañana y noche

Después de exfoliar verás que tus labios están más suaves. Repite si es necesario durante varios días hasta que elimines todas las pielecillas.

Una vez tus labios estén limpios, repite solo el paso de aplicar bálsamo por la mañana y por la noche (o cuando sientas que lo necesitas) y aplica protector labial cada vez que vayas a salir de casa (y lleva uno en el bolso!).

La clave para mantener los labios hidratados está en incorporar esta rutina de cuidado, para hidratarlos y protegerlos.

Recuerda aplicar una capa de bálsamo cada noche para reparar y nutrir los labios y prevenir los labios agrietados.

Scroll To Top