Morena sin sol, ¿cómo aplicar el autobronceador?

Conseguir un tono bronceado es posible aunque no puedas ponerte al sol

auto-bronceador-como-aplicar

La cosmética ha evolucionado bastante y hoy en día podemos encontrar productos autobronceadores muy buenos y asequibles para conseguir un tono bronceado sin correr el riesgo de quemaduras o arrugas provocadas por el sol. Son una opción perfecta para las que nos quemamos con facilidad, o para conseguir un bronceado uniforme.

¿Cómo funcionan?

La mayoría de autobronceadores contienen acetonas que actúan oxidando la epidermis y esa reacción provoca que las células se tiñan. De ahí que el moreno adquirido con estos productos tienda a desaparecer en tres o cuatro días debido al proceso natural de descamación de la piel. Al principio hay que usarlos a diario, hasta que obtengamos el color deseado. Entonces tenemos que aplicarlo una o dos veces por semana para mantener el tono.

Si lo que quieres es que el color desaparezca por completo, sólo tienes que esperar a que se vaya, ayudando con exfoliación y los lavados.

¿Cómo aplicarlo?

Para conseguir un bronceado bonito y uniforme es muy importante poner a punto nuestra piel antes de aplicarlo y lavar e hidratar bien para mantenerlo y tenerla lista para las siguientes aplicaciones.

autobronceador-pasos-aplica

  1. Exfolia: El paso más importante para que el autobronceador no nos quede a ronchas o parches es eliminar las células muertas de nuestra piel. Utiliza esponjas o productos exfoliantes para este proceso.
  2. Aplica: Puedes utilizar guantes, aunque es más cómodo extenderlo con las manos y después lavarlas a conciencia para eliminar los restos. Aplícalo sobre la piel seca. Empieza por los pies y sigue hacia arriba, ya que si lo haces al revés puedes retirar parte del producto al doblarte para aplicarlo en pies y piernas. Ten cuidado de no aplicar demasiado en codos, rodillas y si lo aplicas en la cara evita cejas, contorno de ojos y el nacimiento del pelo. Espera a que se seque por completo antes de sentarte o vestirte. Ten en cuenta que algunos autobronceadores pueden manchar la ropa o pueden tardar en secar dejando una sensación pegajosa.
  3. Limpia: Si necesitas ducharte, lo ideal es esperar a que se haya secado y absorbido completamente. Es recomendable esperar dos o tres horas antes de ducharte.
  4. Hidrata y nutre: Aplica una crema hidratante después de la ducha para evitar sequedades en la piel, y conseguir un tono uniforme.

¿Y si el resultado apenas se nota? Normalmente puedes volver a aplicar otra capa a las dos o tres horas. Muchos suben el tono de forma gradual, por lo que lo más recomendable es esperar al menos un día para ver los resultados, de lo contrario podrías pasarte y no gustarte el resultado.

¿Cuál elegir?

Esto depende mucho de los gustos de cada una, ya que debes elegir un tono que vaya bien con el tuyo, una textura que te guste, la forma de aplicarlo y ten en cuenta el olor, ya que algunos pueden tener un olor bastante fuerte.

Los sprays pueden resecar la piel por lo que no son recomendables para la cara. Los geles se absorben rápido y son refrescantes. Las cremas son las más agradables de aplicar en la cara y suelen dar un resultado más homogéneo. Las toallitas son un formato muy cómodo, pero ten en cuenta que van desprendiendo producto, por lo que hay que tener cuidado al aplicarlos.

Los hay incoloros y con color, lo que facilitará la aplicación, ya que puedes ver donde lo has aplicado y evitar parches o ronchas.

La mayoría de autobronceadores no contienen filtros solares, por lo que si vas a exponerte al sol, aplica primero el autobronceador y seguidamente tu protector solar habitual.

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

También te puede interesar