Opinión: Mi experiencia de compra con Leroy Merlin Online

Si estás pensando en comprar en esta web, quizá quieras pensártelo dos veces. Si has comprado y sientes que te han estafado, te cuento cuál fue mi solución.

Sé que normalmente hablo de belleza, moda… y lo del tema del bricolaje se queda un poco lejos de lo que suelo tratar en este blog. Sin embargo, a mí me hubiese gustado saber a lo que me enfrentaba cuando compré en Leroy Merlin Online y por eso quiero contaros mi mi experiencia, por si os puede servir de ayuda.

Si no quereis leeros todo el rollo (que lo comprendo) os resumo:

  1. No se os ocurra comprar en Leroy Merlin Online. No, no y no. No importa si está más barato o si quieres ahorrarte la cola de la tienda. Lo único que vas a conseguir es quedarte sin el dinero.
  2. Si ya has comprado y no tienes el producto ni el dinero, sigue reclamando a través del formulario de contacto. No te rindas, pon una reclamación cada semana si hace falta, hasta que des con alguien que se apiade de ti. Ve a la tienda física aunque sea a montar ruido (porque lo primero que te dirán es que ellos no tienen nada que ver) pero no desistas. Es lo que yo he hecho y al final recuperé mi dinero.

Mi experiencia de compra en Leroy Merlin Online

Opinion Leroy Merlin Online

Os digo la verdad, cuando compré en esta tienda no hice ningún tipo de investigación a ver si era fiable o no. Tengo una tienda física Leroy Merlin a pocos kilómetros donde he comprado millones de veces y suelo comprar online muy a menudo en Amazon, Aliexpress… así que pensé que era una tienda más como en las que suelo comprar.

Quería unas tumbonas para la terraza y en la tienda física nunca las encontraba, así que cuando las vi online, no lo dudé y las compré con la opción de recogida en tienda para ahorrarme los gastos de envío.

Según confirmaban en el pedido, se supone que las tumbonas iban a llegar en 5-7 días laborales. A los 10 días no sólo no habían dado señales de vida, sino que los señores de Leroy Merlin ni me habían escrito para decirme que estaba pasando con mi pedido para que se retrasara. En vista de que no tenían pensado ponerse en contacto conmigo, decidí hacerlo yo, y aquí empezaron los problemas.

La única forma de contactar con la tienda es a través de un formulario de contacto de la web. No hay un teléfono o un chat con el que poder hablar con alguien. Algo que con los tiempos que corren y tratándose de una empresa tan grande como Leroy Merlin, es algo que no me explico.

Les envié mi numero de pedido, pregunté que donde estaban mis tumbonas y recibí un mail automático de que se pondrían en contacto conmigo en 24-48 horas con respecto a mi reclamación.

Me contestaron dos días más tarde para decirme «estamos trabajando en ello».

El caso es que al día siguiente me meto en la web y veo que han rebajado el precio de las tumbonas y me siento bastante idiota. No sólo no las he recibido, sino que encima ahora están más baratas!. Me pillo un rebote interesante así que decido enviarles otro formulario para cancelar el pedido.

A los dos días me contestan que proceden a solicitar la cancelación y que me confirmarían por email. De esto ya van más de 15 días desde que había hecho el pedido.

Una semana más tarde en vista de que Leroy Merlin sigue sin responder, les contesto sobre el mismo correo ya preguntando «donde está mi dinero» en plan Belén Esteban «PA-GA-ME!».

Esta vez tardan unos 5 días en contestar y me dicen «En relación a su consulta informarle que seguimos trabajando para que se solvente a la mayor brevedad posible.

En breve contactarán con Ud. mediante correo electrónico.»

Señores de Leroy Merlin, según la RAE, brevedad: Corta extensión o duración de una cosa, acción o suceso.

Brevedad no es un mes para cancelar un puñetero pedido! Que no he encargado un cohete espacial, que son una mierda de tumbonas de plástico! (ejem, perdón, es que me caliento).

Les contacto un par de veces más (contestando sobre sus correos) y llega un punto en el que ya ni me contestan.

Un mes y medio más tarde, harta de que me ignoren me pongo a buscar solución y me encuentro con millones de foros donde advierten sobre el mal servicio al cliente de la web y veo que prácticamente todo el mundo está en mi misma situación.

Cobran el dinero, y si se dignan a contestar lo único que hacen es dar largas. Pero, ¿como es posible con una empresa tan grande como esta?

Les pongo otra reclamación a través del formulario web, donde explico todo lo ocurrido con fechas y que mes y medio más tarde no tengo tumbonas ni dinero. Y al fin! Alguien se apiada de mi y recibo una llamada para confirmarme que cancelan mi pedido y que vaya a la tienda física para que me devuelvan el dinero. Se me saltan las lágrimas de saber que aún queda gente buena en el mundo, así que voy a la tienda tarjeta en mano para que me hagan el reintegro.

En cuanto llego a la tienda, la señorita del mostrador me repite otra vez lo de «si es tienda online no tenemos nada que ver» y después de insistir, lo mira en el ordenador, confirma que han dado la orden y al fin! me devuelven el dinero. Casi dos meses!!! Increíble!

Lo peor de todo no ha sido comprar algo y no recibirlo sino, no saber absolutamente nada y que llegue un punto en que ignoran mis correos. En los tiempos que corren, con lo bien que funcionan otras tiendas online, no sólo no es aceptable.

Al final compré las mismas tumbonas, al mismo precio en Bauhaus, que tienen opción de reservar sin pagar nada y pasar a recogerlo en 3 horas. Esta claro que los de Leroy no me vuelven a ver el pelo.

¿Te ha gustado este post? ¡Compártelo!

También te puede interesar